La política fiscal: el IVA “cultural”

Hoy se ha publicado en “El mundo” la intención del grupo socialista en el Congreso de bajar el IVA cultural al tramo reducido, de donde provenía. Es más, a decir verdad, estaba en su programa electoral.

http://www.elmundo.es/espana/2016/02/19/56c64fe722601d5f7d8b45a8.html

La política fiscal es eso, política, y la política es poder, y el poder se representa, en este caso, mediante grupos de presión. Existe el dicho: “la unión hace la fuerza”, y es así.

La industria del cine, en su dimensión económica y con su influencia social, actúa como un verdadero lobby; actividad totalmente lícita, por cierto. Lo discutible es la defensa de la cultura o la educación únicamente desde la presión a favor de la bajada del IVA, ámbito que se circunscribe a la defensa de la industria y no al interés general. La defensa de la cultura se hace en otros ámbitos olvidados y la industria olvida otras causas de su declive, siendo sus trabajadores los grandes olvidados.

Y es que el IVA de la electricidad según la Agencia Internacional de la Energía supera en tres puntos porcentuales la media europea. En Italia, país comparable a España, el IVA es del 10%. Aquí también hay tramo reducido y en invierno hace el mismo frío. En economía la asignación de recursos es un clásico, y la elección también es política.

http://www.europapress.es/economia/energia-00341/noticia-economia-energia-iva-electricidad-espana-supera-tres-puntos-media-ue-aie-20150217124408.html

La compensación de deuda tributaria

La compensación es una forma de extinción de la deuda tributaria regulada en los artículos 71-74 LGT.

Se realizará de oficio o a instancia de parte con créditos reconocidos por acto administrativo a favor del contribuyente.

A instancia del interesado, solicitada en periodo voluntario impedirá el inicio del periodo ejecutivo de la deuda, pero no el devengo de intereses de demora que pueda proceder hasta la fecha del reconocimiento del crédito. La extinción de la deuda tributaria se producirá en el momento de la presentación de la solicitud o cuando se cumplan los requisitos exigidos si fuera en momento posterior.

La Administración compensará de oficio las deudas que se encuentren en periodo ejecutivo. Así mismo, se compensarán de oficio durante el plazo de ingreso en periodo voluntario las cantidades a ingresar y a devolver que resulten de un mismo procedimiento de comprobación limitada o inspección. También las cantidades resultantes de procedimientos en única instancia de reclamaciones económicas-administrativas.

Pongamos un ejemplo: Deuda tributaria por importe de 35.000.-€ derivada de una liquidación practicada por la AEAT en relación al Impuesto sobre Sociedades del ejercicio 2012. Dicha deuda fue notificada al contribuyente el 23 de febrero de 2015. La deuda no fue ingresada en plazo y con fecha de 17 de mayo de 2016 se le notificó providencia de apremio. Esta deuda conllevará un recargo de apremio reducido del 10%. El 24 de febrero de 2016 se solicita la compensación por devolución de IVA del 4º trimestre de 2014 por importe de 40.000.-€, liquidación presentada el 30 de noviembre de 2015. Finalmente el 10 de junio de 2016 se acuerda la compensación.

Independientemente de la sanción que corresponde según el artículo 198 LGT, el contribuyente tiene derecho a la devolución de 1.500.-€ y el abono de intereses de demora desde pasados 6 meses de la presentación de la autoliquidación negativa.

El procedimiento de comprobación de valores

Las actuaciones de valoración tributaria no siempre se incardinan dentro de funciones comprobatorias (de gestión e inspección) de la Administración tributaria:

  1. Pueden ser solicitadas por otros órganos de la Administración tributaria (valoración de bienes embargados), Administración Tributarias de CC.AA (valoración de tributos cedidos) u órganos como la Administración de Justicia en labores de auxilio.
  2. Actuaciones dirigidas a la información y asistencia a los obligados tributarios.
  3. Las que forman parte de la función liquidadora.

Medios

Según enuncia el art.57.LGT existen un conjunto plural y heterogéneo de medios de valoración sin indicativos de cuales deben usarse en cada caso ni criterios de prioridad. En todo caso, habrá de especificarse cuál ha sido el medio empleado y justificar su elección. Enumeramos algunos:

  • Capitalización o imputación de rendimientos al porcentaje señalado en la ley de cada tributo.
  • Estimación por referencia a valores que figuren en registros oficiales de carácter fiscal.
  • Precios medios en el mercado.
  • Cotizaciones en mercados nacionales y extranjeros.
  • Dictamen de peritos.
  • Valor asignado a los bienes en las pólizas de contratos de seguros.
  • Tasación de propiedades hipotecadas.
  • Precio o valor declarado en transmisiones del mismo bien, etc.

Procedimiento (art.134 LGT)

Es uno de los procedimientos de gestión más comunes. Se puede iniciar mediante comunicación de la Administración actuante o, cuando se cuente con datos suficientes, directamente con la notificación conjunta de las propuestas de regularización (liquidación) y de valoración justificada, abriendo un plazo de alegaciones.

La valoración administrativa servirá de base a la liquidación provisional e impedirá una nueva comprobación de valor sobre los mismos bienes o derechos, aunque podrá iniciarse un procedimiento de verificación de datos, de comprobación limitada o de inspección respecto a otros elementos de la obligación tributaria.

El plazo máximo de resolución son 6 meses y su incumplimiento producirá la caducidad del procedimiento.

Si el procedimiento de comprobación de valores se efectúa de forma autónoma el acto que se dicte al efecto tendrá la consideración de definitivo y recurrible.

En cambio, si se lleva a cabo en un procedimiento de gestión o inspección, se considerará acto de trámite, y el recurso se efectuará exclusivamente contra liquidación basada en la comprobación de valores.

El procedimiento de comprobación de valores es utilizado con frecuencia en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Impuesto de Sucesiones y Donaciones, Impuesto de Patrimonio y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales.

El procedimiento de devolución

Es un procedimiento encuadrado en el ámbito de gestión tributaria.

En el ámbito tributario el procedimiento de devolución puede iniciarse mediante autoliquidación con cantidad a devolver, solicitud o comunicación de datos.

Transcurrido el plazo fijado en la norma de cada tributo y, en todo caso, el plazo de 6 meses sin que la administración hubiera ordenado el pago, esta abonará intereses de demora (art.26 LGT) hasta la fecha en la que se ordene el pago. El plazo comenzará a computarse desde la finalización del plazo previsto para presentar la autoliquidación o desde la presentación de la declaración fuera de plazo o desde presentación de solicitud.

La presentación de autoliquidación solicitando devolución de ingresos fuera de plazo y sin requerimiento por parte de la Administración conllevará sanción tributaria del art.198, y será incompatible con el derecho a la obtención de intereses de demora.