¿Dónde debo de tributar por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones?

En primer lugar, debemos de partir desde la perspectiva internacional. Es un hecho que los distintos países tienen diferentes criterios de ámbito territorial. Por lo tanto, un mismo sujeto puede ser requerido en un país por residir en el mismo y en otro por encontrarse en dicho territorio un inmueble incluido en la herencia. Para estos casos habría que acudir a los Convenios de Doble Imposición o aplicar las deducción por doble imposición internacional.

Cuando se trate de una herencia (adquisición mortis causa), el sujeto pasivo (quien es el obligado tributario) será el heredero o legatario, y el criterio es la residencia del causante (fallecido). Estamos ante un supuesto de obligación personal.

En la donaciones, el sujeto pasivo será el donatario (quien la recibe), y también se utilizará el criterio de residencia, por tanto, si es residente a efectos fiscales en territorio español, estará sujeto.a ISD. Estamos también ante una supuesto de obligación personal.

De incluir la herencia un bien o derecho situado o que pueda ser efectivo en territorio español, estaremos ante un supuesto de obligación real, es decir, tributaremos por ISD cualquiera que sea la residencia del adquiriente.

Ahora bien, al ser el ISD un impuesto parcialmente cedido a las CC.AA, debemos concretar el criterio de residencia a nivel autonómico. Pero antes, ¿qué entendemos por residencia habitual? Para resolver esta cuestión tenemos que remitirnos a la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:

  • Que permanezca más de 183 días, durante un año natural, en territorio español (no es requisito que esos días sean consecutivos, es decir pueden ser alternos, pero deben computarse independientemente por cada año natural). Las ausencias esporádicas del contribuyente se consideran como permanencia en España, salvo que aquél acredite su residencia fiscal en otro país. Por lo que se refiere a los territorios o países calificados como paraísos fiscales, la Administración tributaria podrá exigir que se pruebe la permanencia en el mismo durante 183 días del año natural.
  • Que radique en España el núcleo principal o base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta. El núcleo de intereses del contribuyente se entiende como el lugar donde se concentre la mayor parte de sus inversiones, donde radique la sede de sus negocios, o desde donde administre sus bienes. Puede también admitirse como el lugar en que obtenga la mayor parte de sus rentas.

Pero también se establecen unas presunciones y una salvedad:

  • Se presume, salvo prueba en contrario, que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español, cuando residan habitualmente en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de aquél.
  • Cuando la persona física de nacionalidad española acredite su nueva residencia fiscal en un país o territorio considerado como paraíso fiscal, no perderá su condición de contribuyente por el IRPF español ni en el periodo impositivo en que se efectúe el cambio de residencia ni en los cuatro siguientes.

Vamos con los supuestos de obligación personal.

En adquisiciones Mortis Causa:

  1. Cuando el causante sea residente en España, se aplicará la normativa autonómica de la Comunidad donde residía.
  2. Cuando el causante no fuera residente en España, pero sí de un Estado miembro de la UE o del Espacio Económico Europeo, se aplicará la normativa autonómica de donde se encuentre el mayor valor de los bienes en España, o en su defecto, donde resida el contribuyente.
  3. Cuando el causante es residente en un tercer país, se aplicará la normativa estatal.

En donaciones de inmuebles:

  1. Inmuebles situados en España, se aplicará la normativa autonómica de donde se sitúen.
  2. Si el inmueble no se sitúa en España pero sí en zona UE o EEE, se aplicará la normativa autonómica de donde resida el donatario.
  3. Inmueble situado en territorio tercero, se aplicará la normativa estatal.

En donaciones de muebles, se aplicará la normativa autonómica donde resida el donatario (quien adquiere).

Por último, veremos los supuestos de obligación real (no residencia habitual en España)

En adquisiciones Mortis Causa:

  1. Cuando el heredero es residente en Estado UE o EEE, se aplicará la normativa autonómica donde el causante tenga su residencia.
  2. Cuando el heredero es residente en un país tercero, se aplicará la normativa estatal.
  3. Cuando el causante se encuentre en un Estado UE o EEE, se aplicará la normativa autonómica de donde se encuentre el mayor valor de los bienes en España, o en su defecto, donde resida el contribuyente.
  4. Cuando el causante es residente en un tercer país, se aplicará la normativa estatal.

Adquisiciones inter-vivos. Bienes inmuebles:

  1. Si el donatario es residente en Estado UE o EEE, se aplicará la normativa autonómica donde radiquen los bienes.
  2. Cuando el donatario es residente en un país tercero, se aplicará la normativa estatal.

Bienes muebles:

  1. Si el donatario es residente en Estado UE o EEE, se aplicará la normativa autonómica donde el bien haya permanecido un mayor número de días en los últimos 5 años.
  2. Si el donatario es residente en un tercer país, se aplicará la normativa estatal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s