El deterioro de existencias sigue siendo gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades

La última reforma del Impuesto sobre Sociedades ha tenido como objetivo alcanzar la estabilidad presupuestaria y, por tanto, tiende a aumentar las bases impositivas. El art.13 LIS establece ahora como regla general la no deducibilidad de los gastos contabilizados por deterioros. Ahora bien, el art.13.2 no menciona el deterioro de existencias. En este caso, se deduce que no existen diferencias entre la normativa contable y fiscal y, por lo tanto, no tendremos que realizar ajuste alguno sobre los deterioros contabilizados (cuenta 693, pérdidas por deterioro de existencias). Esta cuestión ha sido planteada en la Consulta Vinculante nº V0805-16 y más concretamente en la V0132-15, “dado que la Ley del Impuesto sobre Sociedades no establece ninguna regulación específica respecto de las correcciones valorativas registradas como consecuencia del deterioro de valor (…) será de aplicación lo establecido en el PGC.”

Se mantienen los requisitos de siempre para poder considerar el deterioro (mediante sistema individualizado) como gasto fiscalmente deducible (que concurra alguna de las siguientes):

  1. Haber transcurrido más de 6 meses desde el vencimiento de la obligación.
  2. Que exista reclamación judicial o procedimiento arbitral para el cobro.
  3. El deudor procesado por alzamiento de bienes.
  4. El deudor se encuentre en situación de concurso.

 

 

Reducción a las ganancias patrimoniales obtenidas de bienes adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994

La disposición transitoria novena de la Ley del IRPF articula un régimen transitorio para la determinación del importe de las ganancias patrimoniales sometidas a gravamen, derivadas de elementos patrimoniales adquiridos con anterioridad a 31 de diciembre de 1994.

El apartado 84 del artículo 1º de la Ley 26/2014, de 27 de noviembre, modifica, con efecetos a partir del 1 de enero de 2015, la disposición transitoria novena de la Ley del IRPF, que regula la reducción por abatimiento del régimen transitorio, para establecer un límite cuantitativo cifrado en 400.000.-€, siempre y cuando la transmisión se efectúe a partir del 1 de enero de 2015.

Veamos los pasos a seguir:

  1. En primer lugar determinaremos la ganancia patrimonial previa según la regla general.
  2. Luego calcularemos la parte de la ganancia que se entiende generada con anterioridad a 20/01/2006
  3. Esta ganancia susceptible de reducción por la DT 9ª tendrá como límite el valor de 400.000. Se aplicará reducción de la ganancia para los primeros 400.000.-€ de valor de transmisión.
  4. El importe de la ganancia patrimonial susceptible de la DT 9ª se reducirá aplicando el coeficiente de abatimiento que resulte según la naturaleza del bien (inmueble o mueble) y al número de años transcurridos desde la adquisición hasta el 31/12/1996

Veamos un ejemplo:

Vendemos un inmueble por 600.000.-€. Lo adquirimos a 150.000.-€. Obtenemos una ganancia previa de 450.000.-€ Como adquirimos el inmueble antes del 31/12/1994, contamos el periodo en días desde la adquisición al 20/01/2006. Es decir, si adquirimos, por ejemplo, el 1/07/1990 tendríamos un periodo de 5.683 días. A su vez, calculamos los días desde la adquisición hasta la venta (pongamos que se realiza el 2 de enero de 2015), 8.952 días.

Así, la ganancia patrimonial generada con anterioridad a 20/01/2006 es de 450.000*5.683/8.952= 285.673,59.-€

Como el precio de venta superó los 400.000.-€, sólo podemos realizar la reducción de la DT9ª sobre los primeros 400.000.-€. Aplicamos prorrata: 400.000*285.673,59/600.000= 190.444,06.-€

Aplicamos la reducción de la DT9ª hasta el 31/12/1996, son 7 años. El coeficiente reductor se calcula de la siguiente forma= (7-2)*11,11%= 55,55%. El “2” es un número fijo y el 11,11% es por ser inmueble (para acciones sería del 25%). Por lo tanto, la reducción es de 190.444,06*0,5555= 105.794,45.-€

La ganancia patrimonial a integrar en la base imponible del ahorro es de: 400.000-105.794,45= 344.205,55.-€

Fuente: “Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas” 5ª Edición, Roberto Alonso Alonso, CEF ediciones.

Tratamiento fiscal de las aportaciones de los socios sin aumento de capital

Las aportaciones a fondos propios que no suponen un aumento de capital se registran contablemente en la cuenta 118 “Aportaciones de socios o propietarios”. Son elementos patrimoniales entregados por los socios o propietarios de la empresa cuando actúen como tales, en virtud de operaciones no descritas en otras cuentas. Es decir, siempre que no constituyan contraprestación por la entrega de bienes o la prestación de servicios realizados por la empresa, ni tengan naturaleza de pasivo. El Plan General Contable prevé que esta cuenta se utilice fundamentalmente para la compensación de pérdidas de ejercicios anteriores.

Con respecto al impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD), la norma estipula que dichas aportaciones que no suponen un aumento del capital social se encuentran exentas de la modalidad de Operaciones Societarias. A su vez, diversas consultas vinculantes a la Dirección General de Tributos  han determinado que su devolución (siempre que no suponga una disminución del capital social) no quedaría sujeta a ITPAJD. Ahora bien, si en la constitución de la aportación se establece la posibilidad de devolución (digamos que se realiza la aportación con objeto de dotar de liquidez a la sociedad), “parece que cabría calificar la operación como contrato de préstamo de los socios a la sociedad”. Salvo que resulte aplicable el supuesto de no sujeción regulado en el art.7 apartado 5 RDLeg. 1/1993 (TR Ley ITP y AJD), tanto la constitución del préstamo como su ampliación posterior serían convenciones sujetas a la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas del ITPyAJD, si bien, estarían exentas en ambos casos y no sujetas a las otras modalidades del impuesto.

En lo relativo a la Base Imponible del Impuesto sobre Sociedades, la consulta (V1978/2016) afirma que “la cantidad no reintegrable realizada por el socio, tendrá la consideración de aportación a la sociedad, sin que se genere ingreso alguno computable en la cuenta de resultados y tampoco se genera renta alguna para determinar la base imponible del Impuesto sobre Sociedades”. Por lo que respecta a la distribución que se realice a los socios de la cuenta correspondiente, tendrá el mismo tratamiento que el reparto de la prima de emisión, dada su misma naturaleza. La distribución de la prima de emisión minorará el valor fiscal de la participación, considerándose ingreso el exceso que pudiera corresponder.

DGT:  09-05-2016

N.º CONSULTA VINCULANTE: V1978/2016